Sigueme por Email

lunes, 16 de enero de 2012

ESCAPADAS....UN MAR DE POSIBILIDADES!!

La depresión post vacacional, la reactivación del estrés laboral, el recordar ciertos días de visitas culturales, situaciones inesperadas..... estas son las consecuéncias de las ESCAPADAS!!!

Quién no ha sentido nunca ese cosquilleo interno, esas ánsias de salir del entorno que le rodea habitualmente en busca de nuevos horizontes.Podríamos llamarlo síndrome pirata, pues antaño ellos nunca veían el momento de hechar anclas y estacionarse en algún sitio.



Aunque pasen los años y los siglos el humano, o al menos algunos miembros de la humanidad, han oído la llamada, han sentido esa necesidad de moverse de ampliar sus conocimientos en base a experiencias nuevas, que escapen a cualquier rutina. El tema en cuestión es ....¿PORQUÉ?
En base a mi experiéncia personal, creo que tengo una respuesta a esta pregunta. Lo necesitamos, nos lo pide el cuerpo, por ello lo atribuyo a una necesidad, si no primaria, sí secundaria, de las de segundo grado en la pirámide de Maslow. Es una necesidad psicológica que puede surgir por muchos motivos y muy cotidianos, véase: ruptura sentimental, astió laboral, descubrimiento de un@ mism@, ampliación personal, conocimiento, huida.... una necesidad que muchos se toman a  la ligera o devalúan pero que considero que debería ser de primera línea,  por una simple razón, el cerebro es quien nos gobierna, ordena y gestiona para que todas nuestras partes funcionen adecuadamente.

El cerebro es una pedazo de secretaria encargada de mil funciones y de que todas ellas funcionen como deben. Aún teniendo en cuenta sus habilidades, esta secretaria también enferma, también se entristece , momento en el que el cuerpo evidencia que algo pasa porque hay cosas que empiezan a fallar, una de ellas la moral, algo que depende directamente del estado de "La secre" y que requiere de estímulos para que pueda mantenerse viva. Cuando uno deja de tener estímulos, empieza el declive, y ahí creo entra en juego la función de las escapadas!



Uno vuelve más creativo, adquiere conocimientos nuevos, habrá conocido personas nuevas y lugares inhóspitos. Uno habrá degustado sabores nuevos, vinos turbios que, acompañados de una buena conversación saben hasta al mejor champagne del mundo...pero lo mejor de todo es que uno vuelve con la mente despejada, con ganas de comerse el mundo... su cerebro se ha relajado, ha abierto sus compuertas y ha dejado salir las malas ideas y ralladas. En un período de tiempo corto, todo es nuevo, des de que te levantas hasta que te acuestas, el aire, la comida, las emociones, lo que ves, lo que tocas...



Una recomendación personal que quiero añadir es que, aunque lo que voy a proponer tiene riesgos, creo que lo mejor, para salir de la rutina en la que también se incluyen personas, una buena opción para desconectar totalmente es viajar solo, para los más osados, o viajar con un pequeño numero de acompañantes a quienes conoces pero que no comparten la totalidad de tu tiempo diáriamente. Si las cosas están claras des del principio y se ponen en común los intereses y esperanzas que cada uno tiene respecto a la escapada, no hay problemas y se consiguen resultados asombrosos!! Es un winwin, aprendes y aprenden de tí... ¿Qué más se le puede pedir a algo tan sencillo como un cambio de lugar o situación? Lo demás siempre viene solo! El camino es largo y el horizonte lo marcamos nosotros mismos, seamos valientes y.... ¡¡¡Aprovechémoslo!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario